LA CRIOTERAPIA:  TERAPIA NATURAL DE APLICACIÓN DEL FRÍO

Por Toni G. Bueno, licenciado en Educación física por el INEFC de Barcelona

































Es muy probable que luego de habernos dado un golpe o sufrido una torcedura, corramos a aplicar en la zona afectada unos cuantos cubitos de hielo envueltos en un paño. Suele ser una práctica tan habitual como automática: GOLPE es igual a HIELO; de hecho, el frío es el recurso más eficaz para combatir el dolor.

Pero su popularidad está tan extendida como la confusión y las dudas que aparecen acerca del momento en que se debe aplicar el frío, en qué forma y durante cuanto tiempo. En este artículo queremos esclarecer los interrogantes de las diferentes técnicas de la aplicación del frío como terapia curativa.


¿ Qué es la crioterapia?

La crioterapia -vocablo griego que significa frío curativo- consiste en aplicar cualquier sustancia a un cuerpo con el fin de que le quite calor, para lograr de esta manera un efecto terapéutico; en consecuencia,  cada vez que se use el frío como agente terapéutico, se está haciendo crioterapia. 

USOS DE LA CRIOTERAPIA

Disminuir el dolor y la hinchazón.
Permitir la práctica del ejercicio activo más precozmente, durante la rehabilitación de una articulación que haya sufrido un esguince

Disminuir el dolor y el espasmo causado por un tirón o desgarro muscular

Calor o frío  ¿ Cuando y por qué?

La aplicación de calor  también ha tenido (y tiene) su peso específico como tratamiento terapéutico. A principios de siglo su uso predominante se basaba en la teoría de que la velocidad de un proceso curativo aumenta si aumenta el caudal sanguíneo que pasa a través de él; como la aplicación de calor aumenta el metabolismo y el flujo sanguíneo, los médicos de la época pensaron que también aumentaría la velocidad del proceso de curación. Así podríamos decir que ambas terapias han tenido su protagonismo en el transcurso del tiempo pero aunque la crioterapia  aparece como la técnica más utilizada, no debe desestimarse la aplicación de calor, sino más bien saber utilizarlo en el momento adecuado.

Veamos algunas situaciones prácticas:

Ante una situación de urgencia, donde se acaba de producir una lesión, golpe o torcedura, lo correcto es aplicar frío sobre la zona dañada para que disminuya el espasmo muscular y el dolor. En este caso la aplicación de calor esta contraindicada porque se aceleraría el metabolismo de la lesión y agravaría el cuadro.

En un proceso de rehabilitación, lo deseable es que aumente la circulación y el metabolismo, cosa que se consigue aplicando calor, pero al mismo tiempo es conveniente que disminuya el dolor y el espasmo muscular, es decir que se necesita utilizar frío.  Son dos puntos opuestos que se decantan a favor de la crioterapia -mediante la aplicación de la criocinética- donde la vasodilatación causada por el ejercicio es mucho mayor que la obtenida mediante la aplicación de calor. 

Las lesiones que hayan transcurrido entre unos 10 y 15 días sin haberse aplicado nada, suelen responder mejor al calor que al frío y en las lesiones crónicas no existe un tratamiento científicamente demostrado sobre los beneficios de la aplicación de frío. A veces también se pueden combinar ambas técnicas; por ejemplo una terapia bastante extendida en la tendinitis ( inflamación de los tendones) es la de aplicar calor antes de la práctica, y frío después.

No retrasar la aplicación de frío

La aplicación del frío provoca un inmediato y rápido descenso de la temperatura en la superficie de la zona donde se realiza.  Si aplicamos el frío lo antes posible, evitaremos la producción del edema, ya que conseguimos una disminución del metabolismo, lo cual a su vez disminuye la demanda de oxigeno. A parte de este beneficio inicial, si usamos correctamente las técnicas crioterapéuticas, reduciremos la cantidad de tejido dañado, el espasmo muscular y el dolor, todo lo cual acelera la curación de la lesión, acorta el tiempo de incapacitación funcional de la zona, y permite la practica deportiva lo antes posible

Cómo aplicar el frío ante una lesión

Existe un protocolo universal para el tratamiento de lesiones mediante el hielo: reposo, hielo, compresión, elevación, estabilización. (En inglés RICES: Rest, Ice, Compresión, Elevation, Stabilization)
Reposo:
Significa que debemos descansar la zona dañada de forma inmediata, a pesar de que el dolor sea sostenible.
Hielo:

Se refiere a aplicar paquetes o bolsas de hielo machacado directamente sobre la piel.  Algunos autores sostienen que esto puede provocar quemaduras por el frío, por lo que aconsejan poner aceite sobre la piel o poner una toalla entre la piel y el paquete de hielo.  Pero esta protección, aísla la piel y no permite obtener el efecto máximo del frío, disminuyendo en consecuencia la eficacia de la aplicación.  Según Mirkin(1980), los tejidos vivos no se congelan hasta que están a –3.9? C.  y puesto que la temperatura de un paquete con hielo es de 0?C, no es factible que cause quemaduras, aunque sí hay que tener en cuenta que el tiempo de exposición no debe excederse  en más de 30 minutos seguidos.

En el caso de que se utilice paquetes de gel congelados, su baja temperatura, por debajo de los 0?C, sí puede producir quemaduras en la piel.

Según la principal bibliografía consultada, la aplicación del hielo debe hacerse de forma intermitente, siempre con un mínimo de 20 minutos de duración y un máximo de 30, dando un descanso de una hora entre las aplicaciones.  Las recomendaciones indican que se debe mantener la aplicación de frío entre 12 y 72 horas, según el grado de hinchazón en la zona lesionada.

Compresión:

Para aplicar el paquete de hielo de forma correcta, es necesario extraer todo el aire posible de la bolsa de plástico y a continuación, hacer un nudo fuertemente apretado.  Luego se colocará el paquete sobre la zona lesionada con una venda elástica de unos 15 cm . de grosor, intentando que el paquete quede bien fijado y no se desplace hacia los lados.

Elevación:

Se trata de elevar la zona dañada unos 15-20 cm. por encima del nivel del corazón de la persona. 

Estabilización:

Pasados los primeros 30 minutos, se retira el paquete y se coloca otro vendaje en la zona lesionada, para que quede protegida de movimientos innecesarios o bruscos. 

Bibliografía recomendada:

Knight, K.  Cryotherapy in sports injury management.  Human Kinetics, 95.  EEUU.

Articulos sobre Entrenamiento
Articulos sobre Nutrición





Inicio     |      Servicios      |      Foro   |   Videos   |    Espacio Femenino    |      Espacio Masculino        |      Blog    |       Suplementos  |   Sobre Coaching Deportivo    |Nosotros      |      Contacto   |      Trabaja con nosotros |       Calendario IFBB  |   Calendario NPC   |     IFBB España      | Calendario IFBB World 2013


Copyright® Your Business Company. All rights reserved.
LA CRIOTERAPIA:  TERAPIA NATURAL DE APLICACIÓN DEL FRÍO